La comunicación efectiva como herramienta fundamental para el desarrollo

Uno de los mayores desafíos que se observa en las relacionas humanas, es el de la comunicación. Por tal motivo, listamos a continuación algunas prácticas claves para brindar soluciones a ciertos dilemas y mejorar en el desarrollo de nuestros vínculos:

  1. Gran parte del potencial del discurso se encuentra en el lenguaje corporal y en el uso de la entonación de la voz.

Habitualmente estamos más preocupados por las palabras que vamos a elegir antes de hablar en vez de cómo vamos a decirlo. Si bien son muy importantes, una postura corporal de apertura, atención, un tono y ritmo de voz adecuado para la situación, así como nuestros gestos y expresiones faciales, son elementos clave para lograr una mayor receptividad por parte de nuestro/a interlocutor/a.

2. “El fenómeno de la comunicación no depende de lo que se entrega, sino de lo que pasa con el que recibe”. Humberto Maturana.

Decimos lo que decimos y los demás escuchan lo que escuchan.

Derribando el mito de “Lo que YO veo es la REALIDAD”, y “Lo que YO digo es lo que VOS escuchás”, existen tantas realidades como personas existen y por ende múltiples interpretaciones a un mismo mensaje.

Cada individuo interpreta el mensaje recibido según su propia experiencia de vida.

3. ¿Cómo miramos nuestra realidad?

Resulta clave reconocer que cada persona se encuentra compuesta por una diferente biología, lenguaje o forma de expresarse, cultura e historia personal. Todos/as tenemos diferentes maneras de ser, hacer y estar en el mundo. Por ende, identificar estos aspectos en nosotros/as mismos/as y en nuestro/a interlocutor, con sus beneficios y limitaciones, nos ayudará a empatizar y elegir la mejor forma de adaptar nuestro mensaje a quien escucha para una comunicación más efectiva.

4. ¿Cómo puedo revisar mi forma de ver el mundo para saber si me beneficia o no?

Reflexionar sobre los últimos acontecimientos e identificar la recurrencia con la que suceden. También podemos preguntar a colegas o colaboradores/as, así como también a nuestro/a interlocutor/a.

5. Antes de suponer… ¡Preguntar!

Además de ahorrar tiempo y energía, una pregunta a tiempo puede salvarnos de entredichos o malos entendidos.

6. La economía de las palabras.

A veces, menos es más. Hablar demasiado, en algunas ocasiones, puede llevar a distraer del foco de la conversación, dejar un mensaje poco claro o cometer actos fallidos.

7. Diferenciar HECHOS de OPINIONES.

Mientras los hechos describen a través de observaciones objetivas, las opiniones son apreciaciones, juicios e interpretaciones que hacemos en base a nuestra forma subjetiva de ver el mundo. Discutir en base a hechos propicia encontrar puntos en común y soluciones más claras.

Luego de haber derribado algunos de los principales mitos, te proponemos comenzar a gestionar algunas de las siguientes acciones:

  • Reconocer que el/la otro/a es diferente y tan válido como yo.
  • Indagar sobre los datos, razonamientos y objetivos el/a otro/a.
  • Revelar mis razonamientos y objetivos, para facilitar la comprensión al otro/a.
  • Pedir y dar ejemplos.
  • Tener en cuenta que nos estamos comunicando con una persona: nuestros mensajes despertarán diferentes emociones y sentimientos.
  • Dar el mensaje en forma clara.
  • Utilizar palabras comprensibles para el/la otro/a.
  • Tomarse el tiempo necesario para comunicarse.
  • Estar atento a la postura y movimientos propios y del otro/a.

Estas herramientas, si bien son simples y seguramente las conozcas y apliques en muchos casos, a veces puede resultar difícil tenerlas presentes. Principalmente en aquellas relaciones que no fluyen de manera empática y natural. Allí es donde más las necesitamos.

¡Tu capacidad para comunicarte representa un factor clave para tu propio desarrollo y el de los vínculos que te rodean!

Te invitamos a aplicarlas de manera consciente, procurando tener presente siempre el mejor resultado que querés obtener en la interacción con los demás, procurando alcanzar tus objetivos y potenciar tus vínculos personales/laborales.

Por María Eugenia Amorós, Magister en Coaching y Cambio Organizacional, Consultora Asociada en Matteria

Asociación de Emprendedores de Argentina. Sumate gratis a una asociación por y para emprendedores 👉 www.asea.org.ar