Mariana Jiménez: “No emprendas sola y rodeate de gente inteligente”

Image for post
Image for post
Con más de 15 años en el mundo de los proyectos con propósito, Mariana es arquitecta pero se especializa en la gestión de modelos de negocio de triple impacto, innovación social y RSE en San Miguel de Tucumán. Hace cuatro años cofundó Agencia i, desde la que inspira, capacita y acompaña a personas y organizaciones a diseñar y crear propuestas de valor que generen impacto positivo para mejorar nuestra sociedad y transformar el mundo. Además, Mariana es embajadora ASEA en la región.

¿Cómo empezaste a emprender?

Desde pequeña. En mi familia siempre se estimuló la creatividad y la solidaridad, y creo que cuando tenés tanta inspiración en tu vida es imposible quedarse sentado de brazos cruzados. Cada caja desechada se transformaba en casitas, aviones y muñecos. Creaba nuevos mundos en cada juego, lo lúdico se volvía una experiencia inolvidable.

Además, mis viejos siempre me impulsaron a crear oportunidades: si quería cambiar, sumar o transformar algo, me lanzaba. El mayor fracaso era no intentarlo. Así fui armando pequeños emprendimientos con lo que tenía a mano: vendí juguetes usados, ropa y accesorios para muñecas, libros y revistas, todo para reunir el dinero que necesitaba y alcanzar mis objetivos.

Esas experiencias me marcaron. Conecté con el propósito de ser una líder de cambio, desafiar el status quo y hacer la diferencia a través de mis acciones. Con los años, emprendedores como Muhammad Yunus, que desarrolló el concepto de microcréditos, Rosario Quispe, que transformó la comunidad jujeña de Abra Pampa, y Blake Mycoskie, de Toms, me hicieron ver el mundo de otra forma y descubrí que a través de la innovación y el emprendimiento social se puede dar solución a miles de problemas. Y me obsesioné con esa idea.

También asumiste un gran trabajo con ASEA en Tucumán. ¿En qué medida te impactó como emprendedora?

Ser parte de una organización que tiene el propósito de impulsar a los emprendedores es muy emocionante y significativo. ASEA me brinda la oportunidad y gran responsabilidad de ser puente para el desarrollo de los proyectos de la región y potenciar el proceso de empoderamiento de los emprendedores.

Es realmente motivador ver que gracias a la energía colaborativa, pujante e inspiradora de los embajadores y miembros de la asociación se puede motorizar ideas, transformar la realidad, aportar valor y, en definitiva, usar el poder de la colaboración para crear hoy un mejor país.

¿Cómo es emprender en Tucumán ? ¿Cuál es el mayor desafío para los emprendedores de la zona?

En el NOA hay mucho talento, pero pocas oportunidades. Tenemos toneladas de personas que merecen tener éxito, personas que tienen pasión, trabajan duro y tienen proyectos extraordinarios. Sin embargo, las posibilidades de alcanzar la cima se reducen cuanto más lejos estás de las herramientas, de personas estratégicas y del capital institucional, que dan el impulso para lograrlo.

En este sentido, es fundamental crear las oportunidades para que lanzar tu propio negocio deje de ser un camino lleno de incertidumbre, riesgoso, solitario y para un grupo reducido y se transforme en un semillero de posibilidades. Para mí es importantísimo democratizar y acercar el acceso a la formación, a la mentoría, el financiamiento y todo lo necesario para que puedan brotar miles de innovaciones. Para que vean la luz emprendimientos que acerquen soluciones creativas y que pongan en el centro los deseos y necesidades de las personas.

A problemas complejos, soluciones sistémicas. Desafíos glocales como la desocupación, el hambre, educación, seguridad y la pobreza requieren de un engranaje colaborativo, de múltiples respuestas en beneficio de toda la gente. Si queremos que la economía crezca e innovar, no podemos dejar atrás los sueños, deseos y el talento de los emprendedores.

¿Qué te hubiera encantado que te dijeran cuando recién comenzabas a emprender?

Nunca dejes morir tus ideas y rarezas. Durante varios años viví la subestimación, esa que parece silenciosa y que aparentemente no deja huellas, y así muchas ideas, pensamientos y proyectos fueron menospreciados o bloqueados por ser mujer. Lo viví primero en la universidad cuando estudiaba arquitectura: fue muy fuerte ver cómo ideas similares eran aplaudidas solo a mis compañeros hombres. Lo mismo pasa con los emprendedores y sobre todo los de bajos recursos y los que pertenecen a colectivos de las “minorías”.

Durante mucho tiempo le di mi atención a los que criticaban o me cerraban puertas, hasta que dejó de importarme y diseñé mi propio camino. Con el tiempo entendés que son esas rarezas las que te hacen única y convertís la singularidad en tu máxima aliada. Y aunque sea muy difícil de sostener y defender, es en la autenticidad donde también se encuentra la felicidad.

Otro consejo que me hubiese gustado escuchar: no emprendas sola, armá tu propia banda, rodeate de gente más inteligente que vos, hacé que tu proyecto sea una construcción colectiva. Es súper importante tejer tu red de contención y empoderamiento, porque ser emprendedora en la Argentina es difícil, pero más difícil es emprender sola.

Para vos, ¿cuál es la diferencia entre emprendedor y empresario?

Creo que el emprender es una forma de vida, es tener el modo explorador siempre activado, es la curiosidad para aprender en el andar, es constantemente hackear lo establecido, es poner a prueba lo que se da por supuesto y es crear soluciones que den valor a la sociedad y dejen una huella positiva.

Independientemente del proyecto o del lugar donde estés, o del rol que cumplas, son nuestras acciones las que nos diferencian. Por eso vemos en el Estado, fundaciones o en las mismas empresas a personas (no necesariamente directivos o jefes) que se destacan del resto por sumar y aportar ideas valiosas, tomar la iniciativa, inspirar a sus compañeros y llevar adelante proyectos extraordinarios.

Otra gran diferencia es que los emprendedores empezamos con lo que tenemos a mano. Podemos hacer mucho con muy poco y esa es una gran ventaja. En mi caso, hice muebles con descartes de la basura y llegué a cumplir el sueño de exponer en el Salón Satélite de Milán y en varios países de Europa. Una experiencia inolvidable que potenció mi crecimiento y que tuvo una mínima inversión de dinero, un par de recortes de madera de una fábrica de muebles de cocina.

¿Cuál es tu mayor motivación hoy en día? ¿Qué proyectos te entusiasman?

Me inspiran los proyectos que tienen el propósito de realmente brindar oportunidades y aportar valor a las personas, que facilitan herramientas, que abren caminos y posibilidades y que buscan generar un impacto positivo.

En estos momentos, desde Agencia i estamos diseñando una plataforma digital para emprendedores, porque nuestro deseo es que cualquier persona, independientemente del lugar de residencia, edad, género y educación tenga las herramientas necesarias para vivir de su pasión, ser hacedores del cambio y transformar su realidad y la de su comunidad. Estoy convencida que un país mejor es posible si brindamos las oportunidades para crearlo.

Esta nota forma parte de la serie de entrevistas con emprendedores ASEA, una red que comenzó a articularse en 2017 para brindar apoyo de manera federal y estratégica en 11 provincias.

¿Estás emprendiendo en Salta, San Juan o Córdoba? Conocé la historia de otros embajadores ASEA que buscan inspirar y ayudar desde su propia experiencia a emprendedores que recién comienzan.

Written by

Asociación de Emprendedores de Argentina. Sumate gratis a una asociación por y para emprendedores 👉 www.asea.org.ar

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store