¿Por qué todos somos emprendedores?

Contenido de Rokk3r

Los cambios en el mundo del empleo son cada vez más evidentes. La pandemia del COVID-19 aceleró estas transformaciones que ya llevan años gracias al avance de las tecnologías y cambios de mentalidad. Cuáles son los motivos por los que hoy cuesta diferenciar entre los roles de empleado, empleador y emprendedor.

Que el mundo está cambiando ya nos hemos dado cuenta todos. Sin embargo, estos cambios son cada vez más disruptivos e impactan directamente en nuestra vida cotidiana. Tienen que ver no sólo con el avance de las tecnologías exponenciales, sino también con un cambio de mentalidad tanto de los consumidores como de la sociedad en general, que busca nuevos estilos de vida.

El punto de partida de todas estas transformaciones es que nunca ha sido tan fácil emprender como en este momento de la historia. Hace 10 años atrás, tener un negocio propio era difícil y costoso: se necesitaba una inversión muy alta para empezar a vender. Por ese entonces, el camino fácil era ser empleado de alguna empresa que te brindara todos los meses un salario, seguro social y estabilidad.

Actualmente esto ya no es tan así. La imagen de dos amigos que se juntan a trabajar en el garaje de una casa y crean un negocio millonario es cada vez más real, y no pasa sólo en Silicon Valley sino que se replica en países de todo Latinoamérica.

Hoy los cambios que estamos viviendo nos permiten lanzar una plataforma de e-commerce con una inversión prácticamente igual a cero, cuando hace 10 años la inversión rondaba los 500 mil dólares. Sólo con una computadora conectada a Internet podemos vender, conocer gente, brindar servicios y muchas cosas más. Antes había que pagar por los servidores, el mantenimiento, la seguridad y la logística, todo lo que ahora ya viene incorporado.

Algo parecido está pasando en casi todas las industrias: la inversión para empezar un emprendimiento y luego crecer es baja. Ya sea por necesidad, gusto o porque tienen una buena idea, cada vez hay más gente emprendiendo. Y las oportunidades son infinitas. Pero, ¿cuáles son los otros motivos?

Más oportunidades para emprender con éxito

Que sea cada vez más barato y sencillo emprender está relacionado con que hoy tenemos más acceso que nunca a tecnologías cada vez más poderosas como los sensores, la inteligencia artificial, la impresión 3D, entre otras.

Analicemos el ejemplo de la Industria 4.0, es decir, el uso de sensores, automatización, sensores e internet de las cosas aplicados a la industria manufacturera. Si bien la Industria 4.0 lleva varios años de desarrollo, fue recién en 2013 que salió de los laboratorios y empezó a tener aplicaciones reales. Al empezar a bajar de costo, las grandes empresas se animaron a invertir en estas tecnologías para sacarles provecho. Así fue que se dio la primera gran ola de innovación por parte de las empresas, quienes empezaron a adoptar estas tecnologías para modernizarse y lograr mejores resultados.

El abaratamiento de estas tecnologías no paró, sino que se incrementó. En 2018 hubo una segunda ola de innovación, esta vez por compañías no tan grandes sino por otras más pequeñas. Hoy en día la curva sigue bajando: son muchas las tecnologías que están llegando a su punto de inflexión al mismo tiempo, es decir, que están empezando a tener aplicaciones reales, útiles y que su costo permite que se puedan ofrecer masivamente. Es por eso que cada vez son más los emprendedores sin muchos recursos que pueden plantearse utilizar algunas de estas tecnologías.

Pero el acceso a las tecnologías no es el único motivo por el que hoy cada vez es más fácil emprender. Otro factor importante a tener en cuenta es la democratización de la educación gracias a Internet. Hace años atrás, los expertos eran los universitarios y académicos. Hoy hay abundancia de información en Internet sobre cómo emprender, y son los propios emprendedores quienes brindan esa información para ayudar a otros.

Ya no se espera realizar una carrera universitaria de años, sino que cada vez más personas eligen cursos cortos, accesibles y sobre temas específicos: programas de emprendimientos, sobre cómo crear compañías o cómo conseguir inversionistas. El conocimiento se ha descentralizado y los expertos pesan más que los académicos.

Ya no tenemos las barreras del acceso a la tecnología y la barrera de aprender a ser emprendedor. Y tampoco tenemos la barrera de acceso a Capital: cada vez más inversionistas apuestan en compañías y sus cheques son cada vez más grandes. Esto es una tendencia global, no porque haya más dinero sino porque los inversionistas se están enfocando más en el Venture Capital.

Hace unos años esto era impensado si no estabas en Silicon Valley o Estados Unidos. Ahora ya no va más la excusa de no tener dinero por vivir en una ciudad alejada.

Cambios socioculturales: todos quieren emprender

El sueño de tener un trabajo estable para toda la vida ya no va más. Ya sea porque tienen un propósito que los motiva, por vocación o simplemente por necesidad, son muchos los que eligen emprender como estilo de vida. Y no es sólo porque como dijimos antes actualmente es mucho más sencillo, sino también porque hay un cambio de mentalidad.

Si miramos el caso de Estados Unidos, 1 de cada 3 millenials es emprendedor. Además, 1 de cada 2 piensa que podría emprender gracias a lo que aprendieron o pueden aprender en Internet. Y eso no es todo, 2 de cada 3 cree que puede manejar su propio marketing y social media de su negocio.

¿Por qué se dan todos estos cambios de mentalidad? Uno de los motivos es la falta de miedo al fracaso. Antes la gente no se animaba a dejar sus trabajos para perseguir sus sueños porque creían que si algo salía mal, luego no iban a poder conseguir otra cosa. Hoy el fracaso se ve como aprendizaje y valentía. Si te animaste a dejar tu trabajo para emprender, eres un héroe. Y si te salió mal valió la pena porque aprendiste un montón y has conseguido experiencia.

Este concepto de que ser emprendedor es ser un héroe se amplifica en la comunidad y juntarse es una tendencia que está creciendo entre los emprendedores: hay cada vez más espacios de co-working, incubadoras y aceleradoras en prácticamente cualquier ciudad, incluso en las más pequeñas.

Además, actualmente no sólo los emprendedores se mueven por un propósito. Hay una aprobación social hacia los emprendedores y esto se ve también del lado de los consumidores, quienes eligen sus productos o servicios antes que los de las grandes empresas ya sea porque se sienten identificados con sus valores o en señal de apoyo.

Sin embargo, que sea más fácil empezar un emprendimiento no significa que sea más fácil ser exitoso. De hecho los números demuestran lo contrario: el 90% de las startups fracasan en sus primeros dos años. Esto se debe a que si hay menos barreras para emprender, hay más competencia. Estamos cada vez más expuestos y compartimos el mismo mercado: los riesgos no son los mismos, pero sí son altos.

Empresas: miedos y falta de adaptación

Por lo general, las empresas se sienten amenazadas por estos grandes cambios y les cuesta entender el mundo en el que vivimos. Las transformaciones tecnológicas y culturales van demasiado rápido para ellas.

En cambio, son las startups las que sí son capaces de entender mejor estas nuevas realidades y tienen mejor capacidad de adaptación. Para sobrevivir, las empresas deben aprender a convivir con los emprendedores, usarlos y aprender de ellos.

Uno de los puntos más importantes es que deben dejar de pensar que el empleado es para siempre. Una de las consecuencias de este cambio de mentalidad del que hablamos es que las personas ya no aspiran a una vida monótona en cuanto a lo laboral. Y las empresas sí lo hacen: se pasan meses para contratar a un nuevo empleado pensando que trabajará para ellos durante años.

En este nuevo mundo en el que vivimos, las empresas deben pensar contratar a alguien en el aquí y ahora, es decir, para proyectos concretos y a corto o mediano plazo. Porque es lo mismo que hacen los empleados: si trabajan para ti es porque les parece bien en ese momento, pero a futuro seguramente cambien sus planes o intereses ya sea porque aprendieron lo suficiente, porque quieren viajar o tomar nuevos rumbos.

Otro de los cambios que pueden hacer las empresas es el de incorporar intra emprendimientos, es decir, aplicar una mentalidad y modalidad de startup dentro de la empresa. En 10xU es lo que recomendamos porque es la manera más eficiente y eficaz de innovar. De esta manera, las empresas incorporan equipos liderados por emprendedores que se dedican a pensar y fomentar nuevas ideas de negocios.

¿Todos somos emprendedores?

De alguna u otra manera, todos lo somos. Ya sea porque emprendemos individualmente o porque brindamos nuestros servicios a unos empleadores, en el mundo actual todos estamos emprendiendo.

Las empresas no pueden resistirse a estas tendencias y depende de ellas incorporarlas para sobrevivir o no.

Sin lugar a dudas la pandemia del COVID-19 ha acelerado todos estos procesos y las tendencias que venimos observando durante décadas han explotado de manera exponencial.

Una de ellas es el trabajo remoto, que ha obligado a las empresas a darle autonomía a sus empleados. Ya no se evalúa más el desempeño por la hora de llegada sino por los resultados obtenidos y el valor que aportan.

Para el empleado, esto también generó un cambio abrupto. Ya no se sienten parte de la empresa como antes: no hay más reuniones presenciales, no se comparte el café ni se pasan horas en la oficina. Ahora el jefe es visto como cliente, que juzga según la calidad del trabajo, y que puedes tener varios.

Es un cambio profundo pero no necesariamente malo. Evaluamos las cosas por lo que son realmente: somos todos emprendedores o microempresas incluso si trabajamos como empleados.

Written by

Asociación de Emprendedores de Argentina. Sumate gratis a una asociación por y para emprendedores 👉 www.asea.org.ar

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store